Spread the love

Cansino para quien lo recibe. Insano para quien lo hace. Destructivo para los dos. En lugar de probar la fidelidad de tu pareja céntrate en la tuya hacia ella. ¿No te has parado a pensar cómo te debe hacer sentir que tu pareja esté constantemente cuestionado tu amor?

Como gotas de agua contra la roca, cada mentira, por pequeña que sea, va desgastando la confianza en tu relación. Y una persona que no confía en su pareja puede empezar a ver cosas donde no las hay, a imaginarse situaciones que no existen o dejar que sus celos la dominen.

Puede parecerte una tontería, pero cada mentira que le dices es un pasito más a vuestra destrucción.

Gritar en medio de la calle, hacer la ley de hielo en la fiesta de un amigo y toda esta clase de numeritos innecesarios es vergonzoso.

Todas las parejas discuten y tienen problemas, lo que diferencia a una pareja feliz es que saben que la ropa sucia no se lava en casa ajena. Hay momentos para solucionarlo después y no hace falta montar una escenita en público, sólo sirve para que hagáis el ridículo.


Spread the love